I, ROBOT: La primera máquina arcade en usar polígonos sombreados.

Estamos ante todo un Oopart (Out of Place Artifact) del mundo de los videojuegos. I, Robot no es una máquina arcade más, sino la primera en usar polígonos en 3D sombreados (flat). ¿He dicho ya que el juego salió en 1983? Imaginad entrar en un salón recreativo de la época, con máquinas como Pac-man o Donekey Kong, y en una esquina encontráis el I, Robot con sus gráficos tridimensionales. Sería todo un shock, sobre todos si tenemos en cuenta que estos polígonos sombreados no estarían otra vez de moda hasta 1992 con Virtua Racing, casi diez años después.

Y sin embargo puede que muchos de vosotros nunca haya oído hablar de está máquina, quizás debido a que fue un fracaso comercial. Era un juego tan adelántado a su época que los jugadores lo veían demasiado raro, muy diferente al clásico Defender de vista cenital. Una lástima, pues su creador, Dave Theurer, tardó dos años en acabar la máquina.
I, Robot nos ponía en la piel del robot “Unhappy Interface Robot #1984“, que debía enfrentarse al “Big Brother“, posiblemente inspirándose en el libro “1984″ de George Orwell. Además, el nombre hace clara referencia al famoso conjunto de relatos de ciencia-ficción de Isaac Asimov (y no, la película de Will Smith no está basada en este juego). El control es el de un “shooter” multidireccional en el que debemos disparar a todo lo que se mueva como pájaros robots, meteoritos, una cabeza tridimensional y un gran ojo. Como novedad histórica podíamos activar durante el juego una segunda cámara para obtener mejor visión. La máquina contaba con 126 niveles, aunque a partir del 26 estos empiezan a repetirse cambiando sólo los colores.
I, Robot se iba a llamar inicialmente Ice Castle y sus gráficos serían más parecidos al Battlezone, también de Atari. Sin embargo, el presidente de Atari decidió que sería interesante poder rellenar de color los polígonos y así obtener unos gráficos en 3D más sólidos y reales. Si tenemos en cuenta que la máquina sólo contaba con 24kb de RAM podemos entender el gran desafío técnico que supuso. Había que crear los gráficos tridimensionales sobre un papel, punto a punto, y calcular los movimientos de una manera casi manual. Con razón tardaron dos años en acabar el juego.
Por desgracia I, Robot no obtuvo mucho éxito, y la propia Atari se desentendió de los nuevos polígonos sombreados, volviendo a usar gráficos wired en sus siguientes juegos como Star Wars: The Empire Strikes Back, de 1985. Tendría que llegar 1989 para que Atari le diese una segunda oportunidad a los polígonos flat con su ya más famoso Hard Drivin´, siendo el primer videojuego de coches en usar este tipo de gráficos. Y aún así no puedo hacer sombra a otras máquinas como Out Run.

Sirva este artículo para devolver la gloria a una máquina adelantada a su época que no fue entendida por sus coetáneos pero que hoy día, gracias al proyecto MAME, vuelve a ser redescubierta para goce y disfrute de todos nosotros. Gracias, Dave Theurer.
Curiosidad: El enemigo final de Star Fox, de Nintendo, es sospechosamente parecido a uno de los enemigos de fin de fase de I, Robot.

Fuente: PixFans


Deje un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.