Internet Explorer 9 RC a fondo: El nuevo navegador de Microsoft entra en su recta final

Como ya sabrán, la Release Candidate de Internet Explorer 9 se puede descargar desde hace unos días. En este post nos encargaremos de analizar a fondo las novedades que trae esta nueva release del navegador de Microsoft, tanto con respecto a la Beta de hace unos meses, como respecto a su predecesor, Internet Explorer 8. Todos sabemos bien que el cambio de interfaz es lo primero que salta a la vista al usar IE9 por primera vez. Se nota que Microsoft ha querido seguir los pasos de Chrome dotando a su navegador de una UI minimalista en extremo, que ocupa el mínimo espacio y deja el máximo espacio posible para visualizar el contenido web. Pero por desgracia, en el afán por ser minimalistas, sacrificaron algo de usabilidad. Para reducir al mínimo el espacio usado, combinaron la “Omibar” y la barra de pestañas en una única hilera, dejando muy poco espacio para mostrar las pestañas, y provocando la molestia de los power users que suelen navegar con 10 pestañas abiertas o más (es decir, todos los que estáis leyendo esto). Microsoft se defendió alegando que, según sus datos, la mayoría de la gente navega con a lo más 4 o 5 pestañas abiertas. Ya, pero, ¿por qué no dar la opción de mostrar las pestañas en una fila separada a aquellos usuarios que naveguen con muchas pestañas abiertas? Por suerte en Redmond entendieron eso y enmendaron su error en esta Release Candidate, por lo ahora es posible mostrar las pestañas en una hilera separada (aunque por defecto se muestran en la misma hilera que la barra de direcciones). Aun así, si quieren ahorrar pixeles, pienso que es mucho mejor idea reducir el espacio que ocupa la ahora inútil barra de título. Esta no muestra ningún texto, solo es un área que podemos usar para arrastrar la ventana con el mouse (al igual que en Chrome). Dado que sólo es un “área de arrastre”, ¿Por qué no hacer que desaparezca al usar IE9 en pantalla completa?, o simplemente reducir el espacio que usa, e invertir esos pixeles ganados en mostrar por defecto las pestañas en una fila separada (con lo que aumentaría la usabilidad de IE9). Otro cambio importante de IE9 es la página de “nueva pestaña”. Esta página se estrenó en la Beta, y se inspira en su homóloga de Chrome al mostrarnos links a los 8 sitios web que más visitamos. Ahora añade accesos directos para iniciar la navegación InPrivate, para restaurar la sesión anterior y para acceder los Sitios suegeridos de IE. Además han cambiado el diseño de fondo. Por último, tenemos que en la RC de IE9 las pestañas han recibido un “lifting”. Ahora poseen un diseño más cuadrado, transparente y estilizado, e incluso cuentan con animaciones para cuando movemos una pestaña. Aplicaciones web y extensiones Otra cosa en la que IE9 se ha querido enfocar son las aplicaciones web. Como ya sabrán, Microsoft ha llevado 2 de las características estrella de Windows 7: el “pinning” de aplicaciones en la superbarra, y las Jump List, al mundo de las aplicaciones web, para así poder acceder a ellas como si se tratara de aplicaciones de escritorio normales. Esto se agradece mucho, pero también se echa de menos que al abrir aplicaciones web IE9 usara una interfaz especial para ellas (actualmente lo único que cambia es que se muestra el ícono de la web app, y el botón “atrás” cambia de color). Por ejemplo, si estamos usando sólo una aplicación web, es probable que no necesitemos barra de direcciones, así que esta bien podría ocultarse al abrir una web app. Por desgracia en la RC casi no hay novedades en este aspecto, pero a pesar de eso, con lo que vimos en la Beta el soporte de web apps ya puede considerarse de muy buen nivel. Eso sería con respecto a las aplicaciones web, ya que con las extensiones la historia es completamente distinta. Al parecer, durante todo el desarrollo de IE9 a los de Microsoft no se les pasó una sola vez la palabra “extensión” por la cabeza, ya que lo que nos ofrece Internet Explorer 9 en este apartado es exactamente lo mismo que teníamos con Internet Explorer 8. Y si a las WebSlices ya se les prestaba poca atención, ahora pasarán totalmente desapercibidas, dado que IE9 ya no nos notifica cuando estamos en un sitio web que soporte WebSlices (tampoco es que nadie se vaya a preocupar mucho por esto). Hasta el momento no ha habido ninguna señal de que Redmond esté poniendo empeño en fomentar un ecosistema de extensiones útiles para Internet Explorer. Ojalá esto cambie en el futuro cercano. Seguridad y privacidad como prioridades Una buena parte de las novedades que presenta esta RC con respecto a la Beta se refieren a seguridad. En primer lugar, tenemos el filtro ActiveX con el que se intenta poner a raya las múltiples vulnerabilidades que afectan a esta tecnología. Al activarlo, automáticamente se bloquean todo el contenido ActiveX de las páginas que visitemos. Afortunadamente, es posible hacer que el filtro funcione por defecto para todos los sitios web, y luego definir excepciones a medida que veamos que es necesario. Por ejemplo, Gmail nos exige activar el ActiveX para usar su versión completa, en ese caso nos basta con hacer clic en el icono correspondiente en la barra de direcciones y agregar Gmail como excepción de ActiveX. Otra mejora en seguridad es el famoso Tracking Protection, que impide que servidores ajenos al sitio web que estamos visitando obtengan información sobre nosotros (por ejemplo, si estás visitando Genbeta el Tracking Protection puede impedir que los datos de tu visita se guarden en Google Analytics). Como menciona mi compañero Guillermo en este post, la tecnología Tracking Protection por sí sola no basta, sino que requiere de una lista de los sitios/servidores a los cuales bloquear. Lo bueno es que IE9 viene “de fábrica” con una lista de Tracking Protection para llegar y usar. Es interesante notar que esa lista incluye muchísimos servidores de publicidad, como googleadservices.com o doubleclick.net. Al bloquear el “tracking” de todos los sitios que aparecen en esta lista desaparece automáticamente la mayoría de la publicidad de los sitios web (es casi como navegar teniendo AdBlock instalado). Además bloquea los denominados widgets sociales de Facebook, Twitter y similares. Por supuesto, ese es el comportamiento que observaremos si bloqueamos a todos los sitios que vienen en la lista predeterminada, pero siempre tenemos la libertad de bloquear solo algunos o establecer excepciones. De hecho, el mismo Tracking Protection viene desactivado por defecto. En caso de que no queramos fiarnos de la Tracking Protection List que viene en IE, podemos agregar otras listas más desde acá . Y para cerrar con las mejoras de seguridad, les comento que ahora las web apps pueden iniciarse en modo InPrivate (navegación incógnita). Solo tenemos que hacer clic derecho, y seleccionar “iniciar navegación InPrivate” en la Jump List. HTML5, estándares web y velocidad Como es de esperarse de cualquier Release Candidate, en IE9 RC también hay mejoras en rendimiento y confiabilidad. Dentro de estas tenemos que el motor de JavaScript (Chakra) ahora es más rápido, y que la configuración del navegador ha sido optimizada para cargar más rápido servicios como Gmail u Office Web Apps. Se han hecho cambios en el renderizado de imágenes para que así el navegador consuma menos RAM, e incluso se ha reducido el gasto de CPU, con lo que también disminuye el consumo de batería en laptops que usen IE9. También se añade soporte para características “emergentes”, que todavía no son estándar, como la geolocalización mediante HTML5, y otros elementos de HTML5. Desafortunadamente, más allá de los tests y benchmarks, en el “Mundo Real” Internet Explorer 9 RC no se porta del todo bien con algunos sitios web populares como Twitter: Lo feo de Internet Explorer 9 Por desgracia, dentro de ese manto de inmaculado minimalismo que ostenta IE9 se esconden algunos fallos de usabilidad bastante gordos. La mayoría son más bien “residuos” de la interfaz de Internet Explorer 8, que es lo que pasa cuando cambias solo una parte de la UI en lugar de hacer algo nuevo desde cero (más o menos lo mismo que pasó con Windows Vista cuando renovaron la UI casi por completo, pero se les pasó el Instalador de Fuentes, que seguía con la misma apariencia desde Windows 3.11) El primero y más llamativo de estos “descuidos” es el panel de Opciones. Sigue teniendo el mismo estilo desde IE6 o anteriores, lo cual no sería necesariamente un problema, de no ser porque la mayoría de las opciones nuevas que se han ido añadiendo pasan a alargar una larga lista en la pestaña “Avanzado”. Esta lista de configuraciones ya se ha vuelto demasiado extensa, y es todo menos intuitiva. Por ejemplo, para encontrar opciones específicas como activar/desactivar los Aceleradores no nos queda otra que hacer scroll por la lista, leyendo los ítems uno por uno hasta encontrar la check-box que buscamos. Se echa de menos una renovación de este panel, idealmente que sea reemplazado por paneles e opciones “in tab” como los de Firefox o Chrome. El segundo ejemplo de “descuido” es el menú contextual de Internet Explorer. Versión tras versión se han ido añadiendo más y más opciones a este menú, algunas de ellas de utilidad muy dudosa, y no se ha ocultado casi ninguna. El “colmo” de esto llegó con los aceleradores de IE8, y es así como ahora IE ostenta el triste récord de tener el menú contextual más abultado de todos los navegadores. Acá ocurre el mismo problema que con el Panel: para encontrar una opción específica hay que leerse una lista enorme de ítems en el menú contextual, lo cual nos hace tardar más en ejecutar la acción que queremos. Así como recurrieron a los datos de uso de IE8 para para determinar cuáles eran las opciones de la interfaz menos usadas y ocultarlas, sería muy fácil hacer lo mismo con el menú contextual. O simplemente hacer que sea verdaderamente “contextual”, por ejemplo ¿por qué si accedo al menú conextual de una página se me muestran opciones como “guardar imagen”, “establecer como fondo de pantalla”? Por último, están los favoritos de IE9. Pasaré por alto el hecho de que la barra de favoritos es totalmente inconsistente con la nueva interfaz para centrarme en fallos de usabilidad más graves. Uno de ellos es que al presionar el botón de “Favoritos” en IE aparece el Centro de favoritos en el extremo derecho de la pantalla, pero al elegir “anclarlo” el centro de favoritos se teletransporta al extremo izquierdo. Imagínense por un momento que, al presionar el botón “Inicio” en la esquina inferior izquierda, el Menú Inicio apareciera en el extremo opuesto de la pantalla. Esto es lo mismo. Un crimen en términos de usabilidad. Además, agregar un favorito, una acción que debería ser lo más simple posible, requiere el triple de clics en IE que en Opera, Firefox o Chrome. Mal. Conclusiones IE9 tiene muchas ventajas y puntos a favor respecto a Chrome y Firefox, pero a la vez posee otras tantas carencias que harán que muchos no se sientan conformes usándolo. De momento se cae por tener algunos fallos (gordos) en usabilidad (justamente aquello en lo que Chrome da cátedra), y en no contar con un ecosistema rico como Firefox o el mismo Chrome. Lo que sí creo es que le permitirá a Microsoft detener la hemorragia que sufre IE en cuanto a cuota de mercado, o incluso revertir el proceso. Un usuario no-avanzado que use Internet Explorer 9 tiene pocas razones para enfrentar el costo en curva de aprendizaje de pasarse a otro navegador, e incluso IE9 es lo suficientemente bueno como para que algunos pocos usuarios de otros navegadores vuelvan al redil de Microsoft, o por lo menos lo usen como navegador secundario. Todo esto siempre y cuando Redmond aprenda la lección de que la gente ya no quiere grandes lanzamientos cada 2 años (como Firefox 4, IE9 o Safari 5), sino que pequeñas actualizaciones cada 1 o 2 meses. Si simplemente lanzan IE9, y lo dejan “como está” hasta 2-3 años más pueden dar por hecho que seguirán perdiendo usuarios. Enlace de descarga | Beauty of the web

Fuente: Genbeta


Deje un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.